Dar otra oportunidad, ¿pueden cambiar las personas?

Es la pregunta que nos hacemos siempre cuando nos planteamos dar otra oportunidad. ¿Pueden cambiar las personas? A cada uno que se lo preguntes te responderán una cosa u otra. ¿Mi respuesta? DEPENDE.dar otra oportunidad

Nadie lo sabe, ni lo sabrá con certeza nunca, lo que si que es cierto, es que hay varios factores determinantes para creer en eso o no. Obviamente las personas pueden hacer un esfuerzo y cambiar todos aquellos aspectos negativos, por los que una relación anterior no funcionó. Pero también es cierto que hay personas que en su naturaleza está el ser como son en un determinado aspecto, justo en ese por el que no funcionó anteriormente.

En estos casos es difícil pensar que puedan cambiar, porque aunque de primeras lo aparenten, en cualquier momento acabará saliendo ese punto que te tiraba atrás. A mi me ha ocurrido así, y por eso al principio decía que depende.

¿De qué depende?

Pues sobre todo se cómo haya transcurrido vuestra relación, y las veces que te hayan fallado. En mi caso por ejemplo, fueron muchas, muchas veces me fallaron, y otras tantas confié en su palabra para pensar que cambiaría. El amor tiene esto, a veces haces oídos sordos a la razón, y te guías por el corazón. 

Una vez finalizada la relación me costaba mucho volver a confiar en la palabra de esa persona, que me aseguraba una y otra vez que podría cambiar. Lo que pasó es lo que dije anteriormente, si es un hecho que está interno en ella, es imposible que por mucho que quiera no acabe saliendo. Incluso después de todo intenté dar otra oportunidad, y aún así me volvió a ocurrir.

Es por eso que depende, uno sabe las oportunidades que ha dado, y las veces que le han fallado, y hay que valorarlo, y ser conscientes de que una persona no cambiará de la noche al día, cuando durante tanto tiempo ha fallado. Pero hay que ser valiente, para darse cuenta de eso, y dar un paso atrás, esto es lo más difícil, pero es lo mejor.

Porque si esa persona no ha sido capaz de cambiar lo negativo que tenía por ti, no merece la pena tenerla en tu vida. Es duro, y quien haya pasado por algo así lo sabrá mejor que nadie. Pero hay que hacerlo, porque por una vez tenemos que pensar en nosotros mismos, y porque muchas veces es mejor estar sólo que mal acompañado.

Por el contrario seguro que hay gente que por amor es capaz de cambiar sus fallos que hacían de esa relación un infierno, pero no necesita muchas oportunidades para demostrarlo, si las necesita, es que nunca cambiará. Si lo consigue, enhorabuena, porque esa persona sí que vale la pena, y sí que hará lo que fuera por amor, y por estar contigo.

Si no es así, fuera de tu vida, ésta es demasiado bonita como para perder el tiempo con gente que no lo merece.

Dejar respuesta