La Maison en petits cubes

Hoy os traigo un corto de animación que fue ganador del Festival Internacional de Películas animadas de Annecy en 2008, así como premiado con un Óscar al mejor cortometraje animado en ese mismo año, ganando al gran favorito del momento, es decir, a la conocida compañía Pixar.

Fuente: listal.com
Fuente: listal.com

Por lo general, tras este tipo de género encontramos un trabajo impresionante que casi siempre nos conquista. Ilustradores, animadores, guionistas…muchos son el equipo técnico que forma este tipo de proyectos de cortos en red.

“La Maison en petits cubes”, que traducido al castellano sería, “La casa de los pequeños cubos”, es un cortometraje de 12 minutos de duración del escritor, director y editor japonés Kunio Katō.

El estilo de animación con el que se caracteriza el largometraje se aleja del tipo anime japonés que nos podríamos imaginar. Se trata más bien de una analogía a antiguos dibujos animados.

En él se cuenta la historia de un anciano que vive en una casa sólo y que el pueblo donde se encuentra está inundado. El nivel del agua sube continuamente, por lo que obliga al protagonista a construir un nuevo piso, y una vez que construye la planta nueva, otra vez el nivel del agua crece incesantemente. Al realizar la última mudanza, se le cae su preciada pipa y decide bajar a rescatarla. Cuando logra recuperarla, inicia un viaje retrospectivo a través de los mejores momentos de su vida, ya que con cada uno de los pisos inundados que desciende, se enfrenta a los más profundos recuerdos que vivió en cada uno de ellos, en las etapas de su vida.

Aquí os dejo el video que cautivó a Hollywood, para que lo veáis con vuestros propios ojos:

Con este largometraje, el autor Katō pretende que hagamos un repaso de los recuerdos y momentos más felices de la vida de un hombre. Algunas personas dicen que el tema de esta historia es los problemas medioambientales, viendo el escenario de la historia, pero no es así. Por supuesto, creo que esos elementos también se incluyen, pero realmente lo más importante es el acercamiento de la historia a la vida y memoria.

Además mencionar que la historia gustó y tras la conclusión del proyecto audiovisual, el señor Katō se encontró con la propuesta de llevar la historia a un libro ilustrado. Sin bien es cierto que en un principio no tenía muchas ganas de embarcarse de nuevo en la historia, finalmente aceptó, de modo que hoy en día podemos comprar el libro “La casa de los cubos” y disfrutar una y otra vez de su historia, que da para reflexionar bastante sobre la vida y la memoria.

¿Qué os a parecido?, ¿Os gusta la historia o creéis que falta algo?. Espero que os sirva para recapacitar sobre vuestra vida.

Dejar respuesta