Evitando a las personas tóxicas

Las denominadas personalidades tóxicas son muchas y variadas, como celosos, paranoicos, infantiles, egoístas y, en definitiva, asfixiantes, pero todas coinciden en que no aportan nada positivo a una relación, ya sea sentimental, de amistad, laboral o, incluso, familiar.

Fuente: taringa.net
Fuente: taringa.net

Más bien, destruyen cualquier intento de crear vínculos sanos y mínimamente cordiales. Suelen traer consigo los malos rollos, todo les molesta, terminan por absorberte psíquicamente porque te requieren sólo para ellos, vacían tu cartera, no paran de pedir y, principalmente, te manipulan, te roban la energía y apenas dejan respirar sin que ni siquiera nos demos cuenta.

Son expertos en entablar relaciones hiperabsorbentes y maestros del arte de intoxicar, como su propio nombre indica. Por tanto, no es fácil identificarlos a primera vista, y muchas veces no reparamos en su personalidad hasta que comprobamos que después de estar con ellos siempre se repiten las mismas sensaciones negativas: agotamiento, frustración, estrés o alivio por estar solos.

En muchas ocasiones, somos nosotros mismos los que nos autoengañamos negando que sean ‘vampiros emocionales’ o personas tóxicas, porque se trata de nuestra pareja, de un familiar o un amigo. “Será cosa mía” o “puede ser mi culpa” son pensamientos que no hacen más que prolongar una relación insana. Tanto, como para que los demás te pierdan el respeto, se aprovechen de ti y abusen de tu confianza.

Debemos evitar todo este tipo de personas tóxicas, el modo es muy simple, consiste sólo en identificar que lo son, y cortar de raíz resultará mucho más fácil. El reconocimiento consiste en ver qué tipo de persona es, y cómo se comporta con nosotros, si busca nuestros puntos débiles y los usa como arma, si le da la vuelta a todo para acabar como víctima, si consigue que tu autoestima se sitúe por los suelos, si imponen siempre sus propios criterios, o si deforman la realidad, estaremos ante personas tóxicas, llega entonces el momento de ser valientes y dar un cambio en tu vida.

Además ya comentamos hace muy poco lo difícil que era un cambio significativo en las personas que se han comportado mal, así que la vida son dos días, y no está para pasarla con personas tóxicas.

Dejar respuesta