¡Qué difícil es quitarse el escudo!

¡Qué difícil es quitarse el escudo! Y tanto…Somos animales que aprendemos una vez que algo que nos ha hecho daño siempre será malo, y nos escondemos, nos protegemos tras una coraza impenetrable de sentimientos, sin opción alguna a vivir una verdadera historia de amor.

Fuente: goypaz.com/
Fuente: goypaz.com/

Nos han hecho daño si, nos roto el corazón, nos hemos ilusionado para nada. ¿Vale la pena? Esa es la pregunta, y mi respuesta es SI. Cada momento en el que pensamos haber encontrado la persona idónea, cada mirada enamorada, vale mil veces más que cada mal rato.

Con esto no digo ni mucho menos que valga todo, para nada, pero si que nunca debemos cerrar la puerta a encontrar a la persona adecuada. Es muy difícil, sobre todo si hemos tenido un pasaje realmente duro, pero para eso hay que quitarse el escudo. Esa alarma que nos dice, “no vayas por aquí que volverás a pasarlo mal”.

Nosotros mismos somos nuestros peores enemigos, creemos que nos estamos protegiendo, cuando lo único que hacemos es cortarnos la posibilidad de vivir algo maravilloso. Nos la volveremos a pegar, una y otra vez (o no…), pero en eso consiste la vida. Vivir, amar, sufrir, volver a amar, una y otra vez lo mismo. Pero la recompensa al final del camino vale, y siempre valdrá la pena.

¿De qué sirve cargar con el pasado? ¿de qué sirve guardar lo oscuro? Si una vez salté y me caí, volveré a saltar hasta que llegue al otro lado, no hay otra posibilidad. Así debemos tomarnos el amor, una carrera de obstáculos, donde unas veces nos caeremos, otras nos dañaremos, muchas veces querremos abandonar, pero donde al final hay una meta maravillosa.

Para terminar este post quería dejaros con una canción que me encanta, sobre todo por el mensaje que transmite, muy a colación del tema. Porque como dice en la misma:

“Es difícil bailar con un demonio subido a tu espalda”

Dejar respuesta