Tu mejor amigo, tú mismo

Si deseamos aumentar nuestra autoestima, si necesitamos ganar confianza en nosotros mismos, debemos empezar por ser nuestro mejor amigo, a aceptarnos tal y como somos, ya que no hay nada ni nadie en este mundo más importante que nosotros mismos.

Fuente: tnrelaciones.com
Fuente: tnrelaciones.com

Es una muy buena idea pensar que no existe nadie ni mejor ni peor que nosotros, dado que si bien todos somos diferentes, precisamente en eso se basa la diversidad humana. Debemos tener en cuenta que cambiar nuestra autoestima y, por ejemplo, aumentarla, no se puede realizar de la noche a la mañana, pero hemos de creer que tampoco hay nada imposible, si le ponemos el empeño necesario.

Para tomarnos este proceso enserio, debemos hacerlo real, y si en nuestra vida a los que consideramos amigos, les conocemos bien, es lógico que el primer paso que debemos dar es conocernos a nosotros mismos, y por eso haceros las siguientes preguntas,  ¿quién eres? ¿qué concepto tienes de ti?¿cuáles son tus cualidades? ¿y tus defectos? 

Parece absurdo pero no lo es, no os imagináis la cantidad de personas que pasan toda su vida sin saber cuáles son sus defectos, porque no se han atrevido a pararse, pensarlo, y sincerarse con uno mismo. Y yo me pregunto, si no eres sincero contigo mismo, ¿con quién lo vas a ser? No pasa nada por tener defectos, lo bueno de hacerse amigo de uno mismo, es que no podemos separarnos, y siempre vamos a estar ahí.

Con esto me refiero, a que a lo largo de nuestra vida, muchas personas irán y vendrán, incluso las que pensábamos que nunca se alejarían, podrían hacerlo. Por eso es necesario estar bien con uno mismo. Ya que todos en algún momento de nuestro camino nos sentiremos solos, más o menos tiempo pero lo haremos.

Sin embargo, si  tenemos autoestima, si nos conocemos bien, seremos quienes nos apoyaremos a nosotros mismos. Se trata también de alcanzar una paz interior, de no engañarnos y creer en nuestras posibilidades, sabiendo perfectamente cuales son nuestros límites, y nuestros defectos.

Es un ejercicio que parece fácil pero no lo es. Porque lo más difícil en una persona es que se de cuenta de que necesita cambiar, porque tiene defectos con los que no le irá nada bien. Llegar a ese punto consiste en coger todo lo que habíamos formado durante años, y tirarlo por tierra, de ahí que sea complicado. Pero una vez lo hagáis, una vez que consigas ser tu mejor amigo, esa persona especial que ya os hablé un día, los bajones descenderán radicalmente, y tu autoestima comenzará a crecer.

Dejar respuesta